EL TIBURON BLANCO

El Tiburón Blanco

Si eres tan friki de los tiburones como lo somos nosotros, seguro que El Tiburón Blanco es uno de tus escualos favoritos.

De entre todas las especies de tiburón, éste es uno de los más temidos.

A pesar de su nombre, solamente es blanco en su parte inferior, ya que su dorso es gris o azulado. Algo muy curioso, es que con el paso del tiempo se aclara el tono negro de su parte superior hasta convertirse en gris claro. Junto a su parte inferior, tan blanca, les hace parecer completamente blancos.

Al tiburón blanco no le gusta nada el agua helada.

Prefiere vivir en las aguas templadas del planeta, como toda la costa Oeste de los Estados Unidos de América.

No es uno de los tiburones más grandes que existen, a pesar de su fama, los ejemplares más grandes llegan a los 7,5 metros de longitud y las dos toneladas de peso. Como todos los tiburones, el tiburón blanco sigue creciendo a lo largo de toda su vida.

¿De qué se alimenta el tiburón blanco? De joven come rayas y otros tiburones. Cuando es adulto le encantan los mamíferos marinos, peces marinos como los lobos, elefantes o leones marinos, focas, delfines e incluso cachalotes.

Una de las peculiaridades más especiales de esta especie es que a pesar de tener muy buena vista, no le resulta necesaria. Sus terminaciones nerviosas son tan sensibles que le permiten percibir cualquier movimiento por muy pequeño que sea. Así que si hay una presa cerca, el tiburón blanco va a percibirla de inmediato. En sus orificios nasales también está dotado de perceptores que le permiten detectar los campos eléctricos. Además, tiene un olfato tan increíblemente potente que puede detectar moléculas de sangre a kilómetros de distancia.

Si aún no estás satisfecho, descubre otras especies en nuestra página, como el asombroso megalodón